jueves, 18 de junio de 2009

De como Rocket se rompió el pito y conoció a Maruja "La Rulos" (III y última parte)


- ¿Y a usté le gusta la tele D. Rocket?
- Tengo poco tiempo para verla. Deportes y películas, y nada de futbol, lo odio – reponde Rocket en un intento de que la conversación no sea tan fluida como ella quisiera.
- Pues fíjese que hay una serie que a mi me tiene en un ¡ay!

Rocket lo sabe antes de que comience, es el culebrón que estaba esperando desde el principio.

- Es una novela de amor de esas que ponen a medio día. No me pierdo ni un capítulo, sabeusté. Son todos tan guapos y hablan tan dulce.
- Ya veo - dice Rocket completamente resignado.
- Y todo es lujo, y cosas bonitas. Y el servicio, ¡que categoría, que uniformes!. A mi me dan un bata y ya está. Y eso que no tengo queja, ¡eh!, que la familia es muy buena y los niños son muy cariñosos conmigo.
- ¿A qué se dedica usted doña Maruja? – pregunta Rocket a pesar de conocer por anticipado la respuesta.
- Soy asistenta en una casa. Cuando llego ayudo al portero a barrer y fregar la escalera, y la comunidad me da un jornalito por eso. A las 08:30 cuando he acabado me voy a casa de mi señora que es el séptimo y le mantengo la casa. Lo mío es fregar, ya ve usté, no di pa más. La familia es muy buena, ya le digo, 20 años llevo haciendo el servicio allí. La señora es muy señora, y el señor es médico, una emidencia. Los niños, que son ya mayores pero siguen siendo mis niños, están estudiando carreras y todo.

- MANUEL GONZALEZ- dice un celador que asoma medio cuerpo por la puerta. Y el joven de la música a volumen ciclotrónico sale de la escena.

- Mis chicas están ya todas casadas, y los chicos uno sí, y el otro hace ya tiempo que se fue de casa, a vivir por su cuenta, natural, es ley de vida y yo, pues…

Cuando Maruja no ha terminado la frase, la yonki cae de su asiento y se golpea con fuerza contra el suelo. Parece estar temblando. “La Rulos” vuelve a brincar del sitio como si la rodilla fuera la de Mohamed Alí en su mejor momento y se acerca hasta ella. La gira, le coge la cabeza con mucho cuidado y la sostiene, le aparta el pelo de la cara y busca en su cabeza un corte o una brecha. No hay sangre. La peina un poco con la mano, la retiene contra su pecho por un instante, luego la retira un poco y le pregunta “¿te encuentras bien bonita?”, “Me he hecho daño” balbucea la yonki en voz muy baja, apenas si puede mover los labios. Yo me he acercado para volver a ayudar a “La rulos” a ponerla en su sitio, o más bien para hacerlo yo, porque levantar a semejante saco de huesos no requiere ningún esfuerzo.

Antes de que lo haga dos celadores entran por la puerta, apartan sin violencia a Maruja y a Rocket y exploran por un momento a la yonki. Llevan guantes de latex y sus movimientos son precisos, expertos, completamente fríos, impersonales

Uno de ellos hace un gesto al otro que entra en el pasillo y vuelve con una silla de ruedas. Sientan a la yonki y la dejan allí, en un rincón, medio desmayada y con la cabeza literalmente colgando del tronco.

Maruja ha presenciado todo el proceso desde la silla contigua a donde la pobre infeliz tenía la cabeza.

- ¿Qué es lo que tiene la muchacha? – les pregunta Maruja con cierta dulzura.
- Pues un bajón señora, el mono para que usted me entienda.
- ¡Ah!, ¿y la van a dejar ustedes ahí?
- No le va a pasar nada señora, no se preocupe - y los camilleros se dan la vuelta y encaran la puerta de salida.

Y ahí es donde Maruja, doña Maruja García, se transforma, se crece y siente como le crece la madre que lleva dentro.

- ¡PERO QUÉ ES ESTO! – grita con fuerza “La rulos” ante el estupor de todos los presentes y, especialmente, de Rocket.

Los camilleros se dan la vuelta al unísono espantados por el alarido que nuestra protagonista acaba de dar.

- ¡Que venga un médico ahora mismo!
- Señora, no se exalte, ahora mismo le van a atender a usted, no se preocupe que seguro que no es nada malo lo suyo.
- ¡Pero que dice usté de lo mío!, ¡AL CARAJO CON LO MÍO!, ¡¿no ha visto usté cómo está esta criatura?!, ¡que venga un dotor ahora mismo!
- Señora, tranquilícese, es una yonki, ya ha venido otras veces, no le pasa nada no…
- ¡Que le he dicho que venga un médico ya o monto aquí el espetáculo!

Los camilleros están perplejos ante la escena de Maruja sentada junto a la yonki, sosteniéndole la cabeza y mirándoles con ojos de auténtica furia. Rocket comienza a divertirse con la escena, empieza a sospechar por donde vienen los tiros, y no da crédito.

- D. Rocket – dice “La Rulos” - ¡écheme usté una mano, que estos señores no me hacen caso!, ¡Mire como está esta niña y estos señores la quieren dejar asín!

Los camilleros no parecen animarse a llamar a un médico. Una yonki y la maruja que parece haber decidido amadrinarla no son suficientemente importantes para alterar el rígido turno de atención en urgencias.

- Llamen ustedes a un médico – tercia Rocket – la chiquilla no tiene muy buen aspecto.
- No se preocupe usted, si ahora dentro de un poco vendrán a llevársela y…
-¡Pero es que no tienen ustedes corazón! – interviene Doña Maruja - ¿es que no ven como tiembla?, ¡Un poco de caridad, hombre!, ¡denme ustedes algo para cubrirla que no para de tiritar!, piense usté que fuera su hermana, o su hija o una amiga y tenga usted un poco de humanidad… por favor.

Maruja ha ido cambiando el tono de rabia a solicitud a lo largo de su corto pero contundente discurso, y es imposible describir la sensación que causan esas palabras, esa ternura, esa exigencia amable en mi y, por lo que se ve, en los presentes, porque no habían transcurrido ni tres minutos cuando uno de los celadores vuelve con una camilla y el otro con una manta térmica.

Doña Maruja espera con una sonrisa a que pongan a la chica en la camilla, “ya sabía yo que eran ustedes muy majos y muy buenos mozos”, y la arropa con la manta, le frota las manos y los brazos para que coja temperatura y se queda con ella de pie… confortándola, acariciándola, mimándola.

A Maruja se la trae al pairo si tiene o no piojos, si tiene o no tiene el SIDA, si es joven o mayor, puta o virgen, le da igual si sus padres son marqueses o gitanos, si es ingeniero nuclear o no pasó de sexto de EGB, si la engañaron para meterse en la droga o es la camello del barrio. No, a Maruja todo eso le da igual, lo que ve es un ser humano en el grado máximo de indefensión, expuesta sin poder valerse por sí misma, nada, en absoluto. Y saca raza, saca a la madre que lleva dentro y la mima, le besa en la frente, le acaricia el pelo, se lo peina.

- Te vas a poner bien bonita, pero me haces el favor de estarte quieta y tranquila, yo voy a estar aquí contigo hasta que venga un dotor a ponerte un tratamiento. ¿Podrían traerme ustedes un pañito con un poquito de agua, por favor?, así la voy lavando una miaja la cara para que el médico la vea un poco presentable, ¡que está hecha unos zorros!- dice Maruja a uno de los camilleros que están como Rocket, aún boquiabiertos.

- Si señora, ¡ahora mismo! – Acierta a decir el segundo celador que sale disparado hacia el interior de urgencias y vuelve en menos que lo cuento con un montón de gasas y un bote de suero fisiológico.

Maruja le lava la cara, le quita toda la roña acumulada, pero ya no está sola, los dos celadores se han puesto manos a la obra y comienzan a lavarla también las manos, los brazos. Paran un momento y se miran entre ellos, “el box dos está libre” dice uno, “ahí no va nadie asignado salvo que venga un tráfico fuerte”, dice el otro, “¡Hombre!, ¡mala suerte tendría que ser!”, replica, “venga Manolo, vamos para allá y usted señora, acompáñenos que vamos a un sitio que podamos asear un poco a la señorita”. Y desaparecen por la puerta que da acceso a urgencias.

- ¡Joder con la vieja! Dice el estirao
- ¿A qué te refieres? – dice Rocket mirándole de frente mientras no descarta la posibilidad de soltarle la hostia que le tenía asignada ahora que no hay testigos.
- Pues a que es la primera vez que veo que un paciente da instrucciones de cómo hacer las cosas con criterio y responsabilidad y, además, le hacen caso, ¡y la llaman señorita!.
- Sentido común.
- Si que lo es, juzgué mal a la maruja.
- Pues casi te cuesta un par de dientes, chato.

Y el estirao vuelve a su teclado, cabizbajo.

- ¿ROCKET LAUNCHER? – dice una médico rubia, pelo largo y pijama insinuantemente despegado del cuerpo que acaba de entrar en la sala de espera para regocijo de Rocket. La doctora en cuestión parece más salida de Sports Illustrated que de la facultad de medicina.
- Soy yo – dice Rocket mientras esboza mentalmente una sonrisa de nerviosismo ante la contemplación de semejante colega.
- Sígame

Rocket está a punto de decir algo así como “hasta el fin del mundo, chata” o alguna otra gilipollez similar, pero reflexiona y decide que, dadas las circunstancias, mejor no tocarle las narices a nadie que está de guardia a las 04:30 de la madrugada.

Pasan por un pasillo estrecho con pared a la derecha y cortinas cerradas a la izquierda. Es evidente que en urgencias puede haber muchas cosas, pero no hay ninguna intimidad, aquí la eficacia prima sobre el confort. La doctora en cuestión abre la cortina e invita a Rocket a pasar y sentarse sobre la camilla.

- Dígame qué le pasa
- Creo que me he roto el pito
- Hombre, es evidente que, a juzgar por la mancha de sangre que luce usted en el pantalón, algo le ocurre, pero si se lo ha roto o no lo decido yo que para eso soy médico. Bájese los pantalones.

Rocket está a punto de protestar y decir que él también es médico, pero el mero hecho de oír de semejante rubia la expresión “bájese los pantalones”, hace que se convierta en un dulce corderito a merced de su doctora particular. Los hombres que somos así.

Se desnuda de cintura para abajo. Contempla por primera vez el desaguisado. Aquello tiene una pinta infame. Todo es de color rojo. La urólogo se agacha ligeramente para ver los daños, va a por unas gasas y limpia con cierta energía la zona y, una vez limpia sostiene el pene de Rocket en una mano mientras se acerca la vista para ver la lesión.

Sí, Rocket es médico, y militar, a lo mejor hasta es médico militar, o ejecutivo militar o funambulista médico. Da igual. Ante semejante situación y con 28 primaveras que Rocket contaba por aquella época, la naturaleza es fuerte y sabia y comienza a obrar en consecuencia, la erección es prácticamente inmediata.

- ¡Oiga! – dice la por un momento sorprendida facultativa
- Lo siento, es sin querer – responde un no demasiado azorado y sí muy divertido Rocket.
- ¡Pues contrólese un poco hombre, que va a usted a desangrarse!
- Mire usted, yo no siempre puedo controlar mis impulsos sabe, eso lo hacen los monjes zen, y son vírgenes.

La muy malvada se queda mirando a los ojos de Rocket por un momento, éste piensa que quizás algo en su ingeniosa ocurrencia ha divertido e interesado a la espectacular galena, pero comete un error porque la reacción de ésta es sacudirle dos “tobas” en pleno glande con el objeto de conseguir que éste pierda su “alegría”, cosa que consigue.

- Se ha roto usted el frenillo.
- ¿Y cómo ha sido eso?, nunca he tenido problemas de fimosis y el puedo garantizar que…
- ¿Ha practicado usted sexo con la ropa puesta?- interrumpe la urólogo
- Si, ¿pero cómo lo…?
- Es muy típico, sin lubricación hay desgaste y con la ropa puesta la lubricación va a parar a la ropa interior. Un esfuerzo más de la cuenta y ¡chas! – ese “¡chas!” a Rocket le pareció desagradable e innecesario
- Jamás pensé que…
- Sí, típico, es muy común. Le voy a dar tres puntos, dentro de unos días vaya a su especialista, se los quitará y le dará recomendaciones.

Ahorraré a los sufridos lectores los detalles sobre la cura practicada al pene de Rocket, digamos que no fue agradable, pero si interesante por la cháchara con la doctora.

Cuando Rocket sale del box se cruza de frente con un traumatólogo amigo suyo que está de guardia.

- ¡Coño Rocket!, ¿qué haces tú por aquí?
- ¡Uf!, es largo de contar, ¡llevo una nochecita!, me voy para casa que estoy molido.
- ¿Un café antes de irte?, yo voy a la sala de médicos a tomar uno
- Te acompaño y te cuento.

Cuando pasan por delante de otro de los box, ve a la yonki ya con el goteo puesto.

- Esta chiquilla estaba en la sala de espera conmigo, no te puedes imaginar lo que ha ocurrido – le dice Rocket a su amigo
- Pues que ha habido una maruja que le ha salvado la vida.

Rocket para en seco y agarra a su amigo por el brazo.

- ¿Cómo que le ha salvado la vida?
- Tenía la tensión por los suelos, estaba bradicárdica perdida, a punto de entrar en parada. Si esa mujer no llega a obligar a los celadores a llamarnos ahora estaría fiambre, ha habido que chutarla a base de bien.
- ¡Joder! – dice Rocket
- El caso es que la vieja tiene cojones, yo mismo la he atendido de lo suyo, un desgarro en el rotuliano, muy feo, va a estar con la pierna en alto una temporada, y es muy doloroso, pero cuando estaba con la yonki parecía que ni le dolía, y de pie sin moverse de su lado. ¡La gente de su generación que está hecha de otra pasta, nos hemos quedado todos impresionados!
- ¿La has mandado para casa?
- Si, ahora mismo, ¿por qué?

Rocket sale corriendo en dirección a la salida “¡Te llamo mañana y te cuento!, ¡y consígueme el teléfono de la uróloga rubia!”

Rocket se la encuentra caminando despacito y cojeando en dirección a la parada de taxis.

- ¡Doña Maruja! – grita Rocket para que se pare

Ella se da la vuelta, parece cansada y dolorida pero sonríe cuando ve a Rocket.

-¡Hola D. Rocket!, ¡¿cómo está usté?!
- ¿Dónde va usted?
- A coger un tasis, a estas horas no hay autobuses y no puedo andar muy bien, me duele un rato sabe usté. Es que me ha dicho el doctor que me he hecho…
- No se preocupe Doña Maruja, que le llevo yo en mi coche y me va contando usted por el camino.
-¡Uy, ni hablar, que es muy tarde y tiene usté que descansar!
- Doña Maruja - dice Rocket mientras le tiende el brazo para que ella se agarre – no sea usted pesada, véngase conmigo que se ahorra usted unas pesetillas y a mi no me cuesta nada, lo hago encantado.
- Bueno, ¡pues si insiste usté!, ¡que buen galán está usté hecho!, ¡fíjese, una birria como yo del brazo de tan buen mozo!
- Ande, ande, no sea zalamera y sígame contando lo de la serie esa que le gusta a usted que ve a medio día.
- ¡Uy, pues está muy interesante!, Verá, la hija del dueño de la empresa tiene un lío en secreto con el chofer de…

Y ese fue el principio de una bonita amistad. Doña Maruja García, una de las personas con más sentido del civismo, de la solidaridad y del amor por los demás que he conocido en mi vida. Una de las millones de personas en España por las que merece la pena partirse la cara.

Al día siguiente llamé a mi amigo, y la llamada dio bastante de sí. Conseguí el teléfono de Patricia (la urólogo) y llegué a tener una breve relación con ella, pero es un tostón salir con alguien que conoce tu cuerpo mejor que tú. El Estirao era un consejero de una Comunidad Autónoma vecina a Madrid. Su problema era, al igual que en House, que se había metido el teléfono móvil por el culo. Se mantenía sentado porque no podía ponerse de pie y se había venido a Madrid para evitar el escándalo. ¡El muy gilipollas!. Todos los de urgencias recibieron instrucciones de guardar doble secreto sobre el asunto. El claro ejemplo de esos otros millones de personas en España por las que espero que se parta la cara su puta madre.

FIN

7 comentarios:

AndresCalamaross dijo...

Tengo que reconocer que ha merecido la pena esperar. "Rocket pito roto", buena experiencia, la de Patricia digoooorr, que por cierto le tocará en este año ser será ahora La Maruja.
Muy bueno, espero la siguiente.
Por cierto como llevas los momentos de apuro????

La Chispa de la vida dijo...

Pos que m'ancantao, de verdad de la güena. Quiero más por favor.

Anónimo dijo...

Y digo yo, ¿no conservarás el teléfono de la doctorcita por un casual, verdad?.

Tengo algunas dudas que me gustaría me aclarase.

Buen relato, sigue así que igual llegamos a algo.

Anónimo dijo...

Curioso final donde la rubiales sale viva, la maruja llega a casa, y el menda del ordenador se llama a sí mismo a través de skype para que el teléfono en modo vibrador se active con frecuencia.

¿No trabajará en el Ayuntamiento de Madrid? ¿No tendrá rizos (en la cabeza)?¿No celebrará nada en Chueca este fin de semana?

El mundo al revés...

Capitán Cachalote dijo...

Le felicito por el relato, Mr Rocket, he leído las tres entregas del tirón y me ha gustado mucho.

Por otro lado, espero, por su bien, que no esté basado en una experiencia personal, porque eso de romperse el pito...

Rocket dijo...

Estimado Cachalote,

Real como la vida misma. Punto por punto y coma por coma.

¿Doloroso?, "¡Más cornás da el hambre!" que decía el Cordobés.

Por cierto, ¿sabe usted cómo se dice cachalote en inglés?

Saludos,
Rocket

Cachalote dijo...

Pues no lo sabía. Acabo de mirarlo en el gogle translator y sale Sperm-whalle, algo así como ballena esmerma ¿no? je je una imagen poco agradable cuando menos.