martes, 1 de junio de 2010

Días en off



Hay días en que uno no está para nadie, días en que le gustaría desaparecer de la circulación, ser un anónimo perpetuo, pasar inadvertido.

No son días de tristezas, ni días de cabreo, no lo son tampoco de preocupación o estrés. Son simplemente esos días en que uno tiene que echar cuentas consigo mismo y no pensar en nada, fundirse con el paisaje, ver su vida desde fuera, analizar, corregir, acusarse y perdonarse, relajarse y aprender.

Son días de curvas, de carreteras perdidas, sin apenas tráfico, estrechas y recónditas. Carreteras con pendientes, con curvas abiertas y cerradas, pero con muchas curvas. Carreteras de montaña o de llano, interminables en cualquier caso. Ese día no se corre, para eso están los circuitos, no se busca el vértice, no se monta uno en el piano ni se sube el coche de vueltas, sólo se conduce, se disfruta.

Suena U2 de fondo, especialmente la primera época, y se canta, a todo pulmón si es necesario, o se calla, o se ríe o, porqué no, se llora. En cualquier caso sólo se siente. A solas.

Durante esas horas no importa el trabajo, la familia, los amigos, nada. Nada que no sea conducir suave, disfrutar de las vistas, del campo o la montaña, del mar o de los prados. Ese día no se mira, ese día se consigue ver.

El depósito está lleno, y sólo se para si el paisaje, si la vista tras esa curva ofrece un imposible de formas y colores. Durante las tres o cuatro horas de la travesía no se fuma, no se bebe, no se come, sólo se respira, se recarga el pulmón, el corazón, la batería… se vive.

Creo que va llegando el momento de uno de esos días.

14 comentarios:

El soldadito de plomo dijo...

Una persona muy interesante que conocí (interesante hasta que se quedó embarazada) solía hacer mención a días así. Ella lo llamaba apatía, aunque no estoy muy seguro de que hablemos del mismo estado anímico. No sé, simplemente me la ha recordado hoy (aunque espero que usted no se quede embarazada nunca).

Por mi parte estoy cerca de lograr eso de "ser un anónimo perpetuo", pues hoy sin ir más lejos he perdido la cartera con el DNI y la TIM dentro. Y para colmo a la policía se le ha caído durante casi toda la mañana la red informática para tramitar la denuncia, de modo que cuando al fin he podido efectuarla ya era tarde para ir a la oficina de expedición del DNI. Como también he perdido la tarjeta de crédito, la de débito y el poco dinero que tenía en metálico, he ido al banco para suplicar mi dinero, pero no me han dado un duro porque no tenía modo de demostrar que soy el titular de mis cuentas. Ya ve, un anónimo total, aunque espero que no perpetuo. Estoy por inventarme una nueva identidad; ahora es el momento.

Creo que lo que más me fastidia es haber perdido esta chulería , que por cierto fue un regalo de un insigne bloguero que aprovecho para presentarle si no lo conocía: Gerardo .

En fin, Rocket, que soy un grosero y un egoísta por contarle mis penas cuando anda usted con las suyas.

En cuanto a usted, cuando se tome ese día de conducción en solitario, ya sabe, conduzca lo que quiera pero siempre con precaución, por favor.

Saludos.

Rocket dijo...

Estimado soldadito,

Pues debo haberme explicado mal, no estoy especialmente triste ni son esos días en off jornadas de "griserías" que diría una que yo me sé y que no da señales de vida. De hecho, aunque he incluido esa posibilidad, nunca me ha dado, ni remotamente, por llorar. Ahora bien, si un día apetece, pues se llora.

Son días de reflexión, que no de sufrmiento, de dedicarse a uno mismo. Supongo que si fuera una señora o señorita me iría a un "espá" y me pasaría medio día entre aceites y cálidos masajes, pero soy tío, estoy de fisioterapeutas hasta los mismísimos (y a mi lo que me hacen es daño) y además soy piloto, normal que me guste perderme con el coche.

E insisto en que no son días para correr, y no es un detalle baladí.

En cuanto a la precaución, fuera de los circuitos soy un conductor modelo, hace tiempo que perdí el ansia de correr también en carretera, con lo otro tengo más que suficiente... de hecho creo que mi espalda empieza a opinar que tengo mucho más que suficiente.

Gracias por el contacto de Gerardo, alguna vez he entrado en su blog, pero es cierto que no lo sigo con regularidad, le prestaré más atención a partir de la fecha.

En cuanto a lo de su cartera, le he mandado un email al respecto...

Saludos,
Rocket

Cachalote dijo...

Apreciado Mr Rocket, si se lo pide el cuerpo, hay que complacerlo. El estres se acumula sin que nos demos cuenta y hay que darle una salida.

Para estos casos yo prefiero las caminatas por la montaña en solitario, que resetean la mente y ensanchecen los pulmones; pero si a usted lo que le gusta es conducir, como en aquel anuncio de los BMW, pues a conducir, que la vida son dos dias.

Soldadito, vaya putada perder la cartera con todo dentro. A un conocido le pasó algo parecido y descubrió felizmente que el seguro de hogar le cubría ámpliamente la pérdida. Hágaselo mirar por su corredor de seguros, porque un fajo de billetes siempre va bien para aligerar el disgusto de la pérdida.

Anónimo dijo...

Rocket... Rocket... esos días existen, son pocos y por eso son buenos. Y necesarios. Da igual que estés sólo en el mundo, que tengas cinco canijos a tu alrededor, que estés con una novia buena o una buena novia (se da el caso a veces de que ambas ideas coinciden, te lo digo yo que sé de ésto)... Da igual. Hay que hacer cuentas, ver lo que vales, valorar lo que eres, sentir lo que tienes y reflexionar sobre el por qué lo aprecias y lo quieres.

Hoy estoy un poco trascendente; es uno de esos días en los que también cogería el coche, depósito lleno,... y de música también me valdría U2. Pero también me valdrían himnos militares que me recordaran tiempos pasados y recientes, compartidos con algún buen amigo. El Ejército (con mayúscula) nos ha hecho así, camarada Rocket.

Rocket dijo...

Mmmmmmmm, sospecho que estos anónimos que actúan desde el anonimato son soscpechosos de no ser tan anónimos como su anónima presencia indica.

Gracias anónimo por sus anónimas palabras.

Saludos,
Rocket

Heavy Mimosa dijo...

Ah, señor Rocket, ¡veo que usted también disfruta de esos días!
Qué sorpresa más agradable el encontrar un punto en común.
Yo voy necesitando uno ya, pero no tengo tiempo, a ver si para la semana que viene...

Soldadito, a mí la semana pasada me robaron la cartera en un bar, y menos mal que los mangantes tuvieron el detalle de dejar tirados algunos de mis efectos personales por el suelo (encharcado y asqueroso), entre ellos la tarjeta del banco y un DNI caducado del año pasado.

Un saludo!
Heavy Mimosa

El soldadito de plomo dijo...

Qué bien, Heavy Mimosa. Aunque caducada sigues teniendo una identidad. Yo he intentado comprar una por internet, pero no termino de verlo claro (en eBay son de segunda mano y vete a saber el pasado que ocultan, y en otros sitios me han parecido carísimas).

¿Estás dispuesta a venderme tu identidad? Siempre quise ser cantante pachanguera.

Rocket dijo...

Estimado soldadito,

Peroooooo, ¡si ya lo es usted!

Saludos,
Rocket

No es por incordiar, pero es que me lo ha dejado usted a huevo y no he podido resistirme.

Rocket dijo...

Estimada Heavy mimosa,

Es que hay que reconocer que también es mala suerte lo suyo. Dice usted en su declaración de intenciones que no soporta a los de derechas, a los pijos... y va usted y uno de los primeros amiguetes "blogeros" que se echa usted concuerda, parcialmente, con esa descripción... ¡y encima monárquico!

Sin embargo, como buen Ser Superior que es sabrá, en primer lugar, diculparme por estas taras que me acompañan desde chiquitito y, en segundo lugar, reafirmarse en que lo de la forma de vestir y las ideas políticas son sólo clichés que nos autoimponemos... la gente que es maja es maja, aunque lleve el pelo de colores, use pantalones chinos, toque el saxofón o se pase el día de "acá para allá".

Y además, no es lo único que tenemos en común, pero de eso hablamos otro día.

Saludos,
Rocket

P.D.

Soldadito, usted que es lo más parecido a Lázaro Carreter que conozco por estos lares ¿habría que adoptar ya el barbarismo y comenzar a escribir "bloguero"?

El soldadito de plomo dijo...

Sin duda alguna, Rocket. Yo al menos uso esa palabra sin complejos, y eso que huyo de los extranjerismos. Lo que no haré será emplear la voz "blogger".

Aunque por ahora la Academia no ha reconocido el uso de "bloguero" no creo que tarde en hacerlo. Tenga en cuenta que la nobilísima RAE va siempre un par de pasos por detrás del habla del momento.

No me haga esas comparaciones como la de Lázaro Carreter, se lo ruego. Son un atentado a mi modestia y una exageración que me incomoda mucho, de verdad. En cambio le sugiero las amenas e instructivas entradas en el blog Bajo el Volcán etiquetadas con el nombre de "Delitos del lenguaje".

Y volviendo a Lázaro Carreter, ¿ha leído "El dardo en la palabra"? Si no lo ha hecho ya puede ir apuntándoselo.

¿Y qué es eso de que ya soy una cantante pachanguera? ¡Yo soy una folclórica! Hasta vestido de faralaes me pongo cuando salgo del trabajo, fíjese lo que le digo.

Rocket dijo...

Ya estamos con los faralaes y los trajes de gitana, los típicos tópicos... ¿y un traje de lagarterana, eh?, ¿por qué demonios nadie tiene una traje de lagarterana?.

Es que me parece indignante.

A ver si D. Leónidas en uno de esos viajes "cósmico-astrales" que se está haciendo ultimamente consigue aterrizar por Toledo y probarse uno de esos preciosos trajes.

De faralaes, joder soldadito, es que entienda usted que la escena de imaginarle con dicha indumentaria hace que se me erice la espalda como a Gusifluky, y no de gusto precisamente.

Saludos,
Rocket

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Precisamene lo último que yo deseo ahora es pasarme por Toledo. Cojones.

Rocket dijo...

Estimado Leónidas,

Pues si que está usted bueno, ande, ande, calle o quítese la timo-balance, pero a mi no me dirija la palabra mientras qeu la lleve puesta.

Y deje de jugar con armas de fuego que se va a hacer usted pis en la cama.

Saludos,
Rocket

Frida dijo...

esos dias....han sido tan necesarios ultimamente para mi, el solo hecho de hacer un alto en el camino, respirar profundo un reencuentro con uno mismo por el solo placer de hacerlo y como usted dice no por que se este triste, no por que sea estress nada de eso...es solo la nesecidad de estar solo con uno mismo hacer un recuento y mirar hacia adentro solo por unos momentos por que cerrando los ojos es como podemos ver, mas claramente a mi en loparticular me gusta tirarme en el pasto y ver el cielo puedo estar asi por horas!! y vaya que es muy placentero....