lunes, 10 de septiembre de 2012

Hablemos de... eso

  
Como vaticinio del nuevo giro que adopta este su blog incluyendo el sexo entre su temas habituales (menos economía y más sexo, así cuando nos sigan dando por popa al menos gozaremos), los noticiarios de toda Expaña (GS2008 dixit) se han llenado en las últimas semanas de noticias subiditas de tono.

Concejalas que se toman al pie de la letra lo de "dale a tu cuerpo alegría Macarena" delante de un móvil, diputadas de ultramar que hacen lo propio con skype, robados y posados por doquier que dejan al descubierto teta o cacha de famosas y famosos, etc.

Además, el libro más de moda -"Cincuenta sombras de Grey"- es un compendio de erotismo y ha definido un nuevo segmento poblacional: las "porno mamás", amas de casa que leen literatura subidita de tono y que, añado yo, echan un vistazo a internet de vez en cuando en busca de algo más que recetas de cocina.

Como ven ustedes fue anunciar que hablaríamos de sexo y medio país exhibe cachondismo y presume de él.

Sex is in the air.

El sexo, como ya hemos dicho en más de una ocasión en esta bitácora, no solo estimula, sino que también vende. La diferencia radica en que la gente se está quitando algo más que los complejos a la hora de reconocer aquello de las corridas y los toros. Ejemplos hemos tenido incluso muy recientemente por parte de alguna habitual de la casa.

Sin embargo, cuando uno, que dada su soltería de sexo algo habrá podido aprender con el paso de los años, cree saber qué es lo que hace que las mujeres se pongan como una moto y le pidan a uno que haga con ellas cuanto le plazca (sin abusar), resulta que nasquis, que ni remota la idea.

Un hermoso y bien dotado negro, pues sí, pero no.

Una experiencia lésbica, ni de coña.

Un trío con dos jóvenes y fogosos heterosexuales (es decir, que estén 100% pendiente de ella), !quiá!

Sexo en una playa paradisiaca, ni idea.

Un famoso, muy visto.

Un tórrida aventura extraconyugal, más viejo que el pan.

Disfraces y juego de roles, para cinco minutos.

Sexo anal, no especialmente.

Un diamante de chorrocientosmil quilates, excelente para fingir pero nada más.

Tirarse al primo Agustín, por el que bebíamos los vientos con quince, decepcionante.

Y, en general, es difícil terminar de identificar qué leñes les gusta a las damas a la hora de dar rienda suelta a sus más primarios y bajos instintos reproductivos.

Y cuando uno está a punto de arrojar la toalla y entender que las mujeres son por definición inclasificables y, por tanto, no tienen fantasías comunes (a diferencia de los hombres) encuentra el resultado de la encuesta.

No me pregunten ustedes la fuente porque no la recuerdo, solo sé que era en un medio yankee.

Esto es lo que más cachondas ha puesto a las americanas en las últimas dos décadas con una acierto del 96%



Así es mis queridos lectores. Lo que más pone a las féminas es un tipejo lavándole la cabeza a su "cari". Y quiero llamar su atención sobre la cara que Meryl Streep ponía mientras el amigo Redford le daba con el "chorrillo"



Permítanme que dadas las circunstancias lo deje aquí por hoy pues aún sigo reflexionando sobre si la gilipollez del morbo del agüilla es porque el que la vierte es Robert Redford (sospecho que algo tiene que ver) o porque al final va a resultar que lo más erótico que ha habido en nuestras vidas ha sido el tamagochi. 

Que tengan ustedes en el interim largos y gozosos orgasmos.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy mono él pero como poner, poner...poquito.

Rocket dijo...

Estimada anónima (si es usted mujer),

¿Y qué le pone entonces a usted?... por mera curiosidad científica, por supuesto.

Y dígame otra cosa, sabiendo que no le pone el amigo Redford, ¿le pone la escena?, ¿le motiva a usted sexualmente lo de que le laven la cabeza? o por el contrario, comparte usted mi criterio de que es una perfecta gilipollez...

Saludos,
Rocket

Anónimo dijo...

Bueno, pues poner me ponen variadas cosas, pero no que me laven la cabeza. Una mirada, una voz, una manera de tocar, un je ne sais quoi...pero lo del agua por la cabeza me deja indiferente, un masajito ya es otra cosa.
La escena me parece tontorrona y fácilona, un querer y no poder, imagino que por la censura de la época.
Soy mujer y anónima anterior. Saludos y espero haber colmado su curiosidad científica.

Rocket dijo...

Estimada anónima anterior (curioso apellido el suyo)

No solo ha satisfecho usted mi curiosidad, sino que, además, ha regocijado mi alma al declarar públicamente lo que para mi es un hecho manifiesto... la escena tiene tanto morbo como un punción lumbar... o incluso menos.

Sin embargo, puedo garantiarlo, la encuesta era muy sesuda y muy seria y muy tajante. A mis queridas yankees se les abren las carnes con esta majadería.

Dicho, eso sí, por el mayor de los respetos por las cachondeces ajenas y sus hitos de excitación.

Saludos,
Rocket

Y dígame una cosa, ¿el je ne sais qua de cúbito prono o el misionero de toda la vida? (es broma, es broma)

Cachalote dijo...

Pues yo comprendo a las señoritas y señoras yankis que les pone eso del lavado de cabeza.

No hay que prejuzgar, que la sexualidad es muy complicada.

Yo mismo. me di cuenta de lo retorcido que soy cuando me puse palote en plena endodoncia, la otra tarde, con la dentista encima mio, mete saca con las cánulas en el molar...Ya, ya se, que estoy muy enfermo...o más cachondo que un mono...

Rocket dijo...

Sin duda, mi estimado Cachalote, esa erección y el hecho de que usted se pusiera "palitroque" en plena endodoncia bien puede deberse al salutífero efecto de la Procaína... o simplemente a que su dentista de usted esté como un queso y usted quiera seguir jugando "a las cánulas" de otra guisa.

Los uniformes sanitarios (o cualquier otro en general) siempre son motivo de excitación, o lo que es lo mismo, suelen poner bastante cachondo al personal.

Se lo digo que yo que uso uniforme de un tipo u otro en prácticamente todas las profesiones que, con gran esfuerzo y denuedo, ejerzo.

Y ya que estamos hablando de cachondeces y uniformes, me pregunto dónde andará nuestra fermosa pastorcilla...

María. dijo...

Mr. Rocket:

Siento decirle, que Heidi últimamente no ha tenido el chichi para farolillos.
Ha sido el primer aniversario de la muerte de mi padre, y hay cosas que a pesar del tiempo, llevo muuyy mal. Si le añado que sufro de migrañas, que apenas he dormido en las últimas tres semanas, que estoy a dobles turnos y que para más inri el 'ser' con el comparto cu...arto de baño ha sido poseído por 'Reformas S.A' (esta semana ha tocado como enseñar a pintar el salón), y que aún barajo la posibilidad (o no) de volver a ser su 'hamija' pues eso....Que cualquier día me da por prenderle fuego al mundo y me quedo tan ancha.

En fin, cuestiones personales aparte, porque me halaga que se haya acordado de mí, que sino venir para hablar de "ESO", pero que cojones es 'eso'??...Y deje de hacerse el ingenuo, porque si la imagen fue elegida por un 96% es por que sabían que la jabonada que iba a venir después, iba a ser tibia..xDDD
... Deje de regalarnos caramelos y véndanos la 'droja' esa buena que seguro guarda debajo del colchón..

Y que sepa que en este equipo la igualdad brilla por su ausencia, Cachalote se pone palote yendo al dentista (que ya tiene delito) y es efecto de las drogas, la Mari se pone perraka y es una desvergonzada. Si es que...


Bueno, que yo solo venía a una cosa, y al final siempre acabo liándome, que solo era para sacarle los colores, y puede que hoy sea un buen día, (ya que usted no lo ha desvelado) para ponerle rojitas las orejas y desearle 'japi berdei tu yu'.


P.D:
Cuando recupere la presencia de ánimo y escriba
...Eso II...Ya volveré para hacerle madurar alguno de los uniformes que usa, o quizá venga a engrasarle el traje de hojalata.

Saludos.

Rocket dijo...

Es usted verdaderamente única señora mía.

Verdaderamente única.

Lamento lo de su padre, sensiblemente menos lo de sus jaquecas y nada en absoluto lo de las reformas.

Los dobles turnos espero que, al menos, le traigan un incremento proporcional en sus emolumentos.

Y con respecto al sexo y las jabonadas... poca cosa guardo bajo el colchón, si acaso alguna sobre él, pero muy de vez en cuando.

Gracias por las felicitaciones, es usted muy amable y se agradecen de corazón.

Saludos (son un leve mimo),
Rocket