miércoles, 15 de junio de 2011

15-M... la hidra de mil cabezas (segunda parte)

Bueno, pues tras no mucho esperar, ya tenemos la definitiva sobre el 15-M y es que... no son, ni han sido, ni serán nadie en concreto. Un abstracto personalizado por miembros de librea, externalizado por definición y con más subcontratas que las obras públicas.

Ni están todos los que son ni son todos los que están, y por el camino maricón el último.

Ahora cualquier cosa que ocurra en España con una protesta de por medio será obra del "movimiento" o, en su defecto, de los "indignados" que es como han venido a hacerse llamar los que, presuntamente, son presuntos miembros de este presunto invento de los tiempos modernos.

Indignados dicen, como si la indignación fuera la última etapa de un largo proceso que implicara aquello de "no hay vuelta atrás"

Lo mejor es que ahora todo es motivo de indignación y todo es susceptible de protesta. Incluidos aquellos que con tanta libertad y premura se prestaron a aplaudir el "levantamiento popular".

Joder, alguna coincidencia terminológica da más risa que miedo, aunque un poco de canguelo nos deja entremedias.

Pues esos mismos, el amigo Lara hoy mismo sin ir más lejos, han sido víctimas de las iras del ala este (u oeste, vaya usted a saber) del plebiscito asambleario.

El pueblo unido jamás será vencido, ¡manda cojones con la puta frase!

Y claro, ahora empiezan a sonar las sirenas de alarma de todos aquellos que por pura bondad, ingenuidad, negligencia u oportunismo les rieron las gracias a los "echaos pa'lante"

Hoy Cayo Lara, ayer Gallardón, en el interim Mas helitransportado y pasado mañana Camps en submarino, pero también Azaña redivivo que se presentara en Lavapiés o Balmes de aquí a dos días. El caso es montar el pollo por turnos, mantener el nivel de indignación de los indignados y que cada perro se lama su cipote.

"A ver nenes, por orden: los diferentes sexuales a por lo de Chueca, los antisistema a tocar las bolas del President, los de la coleta corta a por los toreros y los que no tengan nada que hacer que se pongan en un punto de información para informar a los que necesitan ser informados solidariamente"

Y mientras, se le sigue dando betún a la bota para que no pierda lustre porque, en el fondo, es noticia, y la noticia vende y prestigia, sobre todo si se refleja lo "poliédrico" del asunto, que es una expresión que queda así como de "soy periodista pero leo libros"

El caso es no perder el carro de la repercusión y no dejar el "candelabro" no vaya a ser que mañana haya que echar mano de alguna de las cosas que sucedan hoy.

¿Y qué hacemos ahora con el niño que nos salió rana?, ¿mano dura, suavidad comprensiva, un copsí copsá mediopensionista?

No sé ustedes, pero yo me voy a seguir tomando mis cervecitas arda Roma con Santiago. Eso sí que no me toquen la Mahou o suelto hostias como campanos.

y sólo una pregunta final, dadas las circunstancias, ¿los de la kale borroka eran también "indignados", profetas de un futuro por venir?

"Están locos estos romanos" que diría el muy bueno y muy francés de Obelix.

6 comentarios:

Cachalote dijo...

No es lo mismo ser un sinvergüenza que ser un desvergonzado, de la misma manera que una cosa es estar indignado y otra actuar con indignidad. Estos parecen conceptos de perogrullo, pero hay quien no los tiene claros, o es un hipócrita.

Por ejemplo, cuando el Señor Mas, el muy honorable presiente, dijo: «una cosa es estar indignado y otra actuar con indignidad», sin duda no pensó en qué es lo que estaba a punto de discutirse en sesión parlamentaria (esa a la que asistió en helicóptero, para vergüenza de todos), y que no era otra cosa que un proyecto de presupuestos que no sólo recortan cosas tan prescindibles como la sanidad, sino que mantienen cosas que en verdad le digo que son indignantes, casi tan indignantes como ver a un gobierno amedrentado por unos violentos que es incapaz de tomar la más mínima medida para mantener el orden.

Y es que la hipocresia no conoce límites. Es fácil recortar el estado del bienestar donde nadie se opone, pero es políticamente incorrecto mantener el orden contra exaltados agresores, porque luego hay fotos de mossos dando palos, y eso es muy feo.

Buffff, qué mal vamos.

Anónimo dijo...

Hola Rocket, no he leído nada, pero releyendo mi extinto (o quizás sólo paralizado blog), me he acordado del tuyo... en fin. Voy a ponerme al día.


Kitty Wuuuu.

Rocket dijo...

Estimado Cachalote,

Pues no puedo estar más de acuerdo. El problema es que o se quiere pero no se sabe, o se sabe pero no se quiere.

Y luego está la prensa, que jalea a unos y otros a su antojo. Si es por A, malo, si es por B, peor.

La solución es sencilla, y es que estemos de acuerdo o no con algunos de los planteamientos -es imposible no estar de acuerdo con algo entre tanta reivindicación- no se puede consentir que la gente haga y deshaga a su antojo, saltándose las normas por las que todos nos regimos.

Pero claro, cuidadito con lo que va a salir al día siguiente en el noticiero más dicharachero de Barrio Sésamo no vaya a ser que alguien caiga 1 punto en valoración popular.

Y aún veremos conejos saliendo de las chisteras... conejos gordos y no precisamente blancos.

Estimada Kitty,

¡Ozú!, ¡Un espectro!, ¡un fantasma!, ¡un ente!, ¡ozú, repito!

Pero vamos a ver, alma de cántaro, ¿se puede saber dónde ha estado usted metida y de dónde viene usted a estas horas?

Esta chiquilla, siempre igual.

Saludos,
Rocket

Tirofijo dijo...

¡¡Soy libre!! Acabo de volver de los USA, tras haber recibido la absolución del Gobernador del Grandioso Estado de Arkansas. Y nada más llegar me veo inmerso en una situación de lo más rocambolesca.

Me encontraba yo mismo onanizandome a mi mismo, cuando me indigné. ¡El porno clásico ya no me satisfacía como antes! Pero claro, eso no sale en los periodicos, ni el sr. Prats lo contará jocosamente al tiempo que se dá un paseo por plató (seguro que le salen varices).

El caso es que contagiado por el "15M Movement" y con una presteza que hasta a mi mismo me sorprendió, agarré unos palets y unos plasticos de un contenedor de basura, una nevera de camping llena de esperanza (realmente era cerveza, pero los indignados son abstemios como los amish), mi viejo saco de dormir y monté el campamento frente al videoclub de mi barrio.

El primer día me dediqué a escribir incendiarias proclamas en pancartas de cartulina: "no hay porno pa' este chorizo", "no solo la poli tiene porra", "yo por mi porno, ma-to", etc.

El segundo día todo fue genial, la gente me tiraba fruta y verdura desde los balcones (a veces con tanto impetu que me hacían daño) y me daban mensajes de animo, ¡vete a tomar por culo!, decían, lo cual daba a entender que compartían mis reclamaciones.

Pero el tercer día todo se torció. Apareció una pareja de la policía local y me dijo que desmontara el chiringuito, que estaba perjudicando al dueño del videoclub y que tenían que limpiar la calle. Como me negué, me hincharon a palos y pasé la noche en el calabozo.

De modo que la libertad me duró poco tiempo. Ahora me tienen encerrado en una clínica psiquiatrica, endrogao hasta las orejas y lo único que veo en la tele es 'alerta cobra' por las mañanas (el resto del día lo paso babeando frente a un ventanal).

Moraleja: lo mejor es lo clásico, cascarsela con el catálogo de lencería del Venca.

Un saludo.

Rocket dijo...

Estimado Tirofijo,

JAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJA

Hay que reconocer que ha tenido gracia su comentario, especialmente si tenemos en cuenta que ha debido tardar usted una barbaridad en escribirlo bajo los efectos de cualquier benzodiacepina.

Pero le confesaré una cosa, la próxima vez que haga usted una sentada "perroflautista" para exigir más calidad en el porno yo me voy con usted donde haga falta.

Saludos,
Rocket

Tirofijo dijo...

¡Por supuesto amigo Rocket! Tan pronto me saquen de este santo lugar, organizaré una macro-acampada a favor del buen porno. Ese que se hacía en los '70 del pasado siglo: jamelgas jamonas con peludas bulbas, percutidas por señores con bigote y pelo en pecho.

Y no le falta razón en lo que a los efectos psicotrópicos se refiere. Me tienen todo el día atontao con tanta drogaina recetada, y me cuesta la vida escribir lo más minimo.

En fin, le dejo que me toca sesión de electro-shocks (prefería a las locazas del pabellón 6 dandome friegas de vicks vaporub en los baños...).

Un saludazooo!!!