lunes, 17 de enero de 2011

祝贺您


¡Felicidades! (el título está escrito en caracteres chinos- ideogramas- si usted no puede verlo es que debería plantearse si lo que no está actualizado es su software o su mapamundi político)

Si hace un año (casi exactamente) dábamos la enhorabuena a nuestros amigos rusos por haber terminado la fase de gestación de su avión de 5ª generación, ahora le toca el turno a nuestros desconocidos “vecinitos” (el mundo es muy pequeño), los chinos.



Y de la misma forma que entonces dije que era el Pak-fa un proyecto del que llevaba una década oyendo hablar, he de reconocer que del J-20 (que así es como se llama el aparato) no sabía nada de nada, salvo que era el intento chino de conseguir su propio F-22.



Con independencia de la valía o no del “cacharro”, la realidad es que muy pocos esperaban verlo en acción tan pronto, y mucho menos verlo volar de forma tan grácil. Además yo sospecho que tiene algunas sorpresas muy interesantes.

No aburriré a la audiencia con datos (más bien especulaciones) técnicas sobre el aero, pero no parece tan “primitivo” como algunos vaticinaban.



También es curioso cómo los chinos, que siempre mantienen ese control tan estricto sobre todo lo que aparece en Internet relativo a ellos, permitieron la publicación de fotos realizadas por aficionados desde los límites de una base aérea con no muy estrictas medidas de seguridad.

Parece que comienzan a saber cómo jugar las cartas de la propaganda online, y sin duda han sentado un precedente.

Por mucho menos que eso hay gente en la cárcel en China, donde no se andan con chiquitas a la hora de “censurar” tanto a páginas webs como a las personas que las gestionan. En esta ocasión había incluso niños disfrutando de tan indiscretas vistas.



En cualquier caso, mis felicitaciones a todo el personal que ha colaborado en el desarrollo de este caza, y mis deseos que su “puesta a punto” prosiga con buen pie y a buen ritmo.

Tengo ganas de jugar.

2 comentarios:

Cachalote dijo...

Pues que vayan cruzando los dedos, porque a poco que esa quinta generación se parezca a las últimas generaciones humanas, les puede salir plagada de ninis y cosas peores, je je.

En fin, visto lo visto, y ahora que hasta el gato va a tener aparatejos de esos, va a ser más rentable dedicarse a fondo en rediseñar radares y pepinos. El precedente del servio aquel que fue capaz de adaptar un chisme del año de la pera para cargarse un avión invisible, marca la línea a seguir; y luego, a vendérselos a todo quisqui, que eso de la furtividad es algo muy feo y poco honorable.

Rocket dijo...

Estimado Cachalote,

Jajajjajajaja, cuánta razón tiene usted.

A mi eso de que se me presenten en casa las visitas no deseadas sin tan siquiera avisar me sienta fatal, máxime si me vienes hablando lenguas que son indescifrables para mi y los comunes de los mortales.

Además, invisible, invisible, lo que se dice invisible, sólo es el traje nuevo del emperador, como en el cuento. El resto es más difícil de ver, pero no invisible.

Saludos,
Rocket