miércoles, 22 de diciembre de 2010

¿Cómo se come eso?



Supongo que todo el mundo ha oído, visto o leído la noticia.

Niña de 14 años monísima y de familia de postín (por desgracia ese ha sido el detonante del titular, de otra forma sospecho que hubiera pasado inadvertido) que se fuga con su novio rumano de 22.

Grave.

El novio la lleva a vivir con los "suyos" a un pueblo de Badajoz.

Más grave.

La niña es finalmente (o desde un principio, ¡a saber!) prostituida por 30€ cada "relación".

Mortalmente grave.

Y uno se para a pensar cómo reaccionaría en esas circusntancias caso de ser el padre o familia de la criatura... y la respuesta puede ser muy dura, incómoda y políticamente muy incorrecta.

Las leyes están para cumplirlas, sí o sí, pero, ¿podría alguien culpar al padre si tomara alguna "medida" por su cuenta?, no sería yo, sin duda. Censurable, sí, pero tan comprensible como el dolor que cualquiera sospecha que puedan sufrir esos padres.

Yo no tengo hijos, pero tengo sobrinos y puedo garantizar que me costaría mucho, muchísimo, no aplicar la fuerza que haya en este cuerpecillo de 72 kg y 1,78 m en infligir dolor a los causantes de los hechos.

Mucho dolor.

Un dolor cruel y calculado, metódico y científico, sordo. Y además se lo aplicaría durante mucho, mucho tiempo. Les haría maldecir el día en que nacieron y renunciar a sus puñeteras madres.

Hijos de la grandísima puta.

Siento el exabrupto de entrada, pero no puedo con este tipo de cosas... canallas como estos sobran en el mundo.

Y cuando digo sobran me refiero a que son "prescindibles"

P.D.

Me cuenta mi amigo X (Guardia Civil que por desgracia tuvo que bregar con este tipo de asuntos durante un tiempo), que el mayor de los males no es ni siquiera el hecho de que la prostituyeran, sino lo que le "han hecho" antes para doblegar su voluntad y convertirla en su "herramienta"

Pues razón de más... ¡pero qué asco coño!

13 comentarios:

uno que ya es viejo dijo...

No se caliente hombre, ve que pronto se explica la diferencia entre lo justo y la justicia. Yo creo firmemente que un hombre, o mujer, tiene el derecho natural de procurarse justicia, claro que eso no le exime de rendir cuentas ante la misma. Si le pasa a usted, no lo permita dios, o se ve alguna vez en la tesitura de juzgar, no lo dude haga lo que su conciencia le dicte, verá que se parece mucho a la sensación aquella de enfrentar al trepa y las consecuencias, muy similares.

Rocket dijo...

Estimado Viejo,

Algún motivo he tenido en mi vida para impartir "justicia", de la buena. Motivo y oportunidad, y alguna de esas ocasiones está relatada en algún historia de este blog, pero ni lo hice yo ni lo hizo un francés amigo mío... y no fue por falta de ganas.

Ahora bien, en lo tocante a la familia... creo que no sería capaz de ser tan frío, o mejor dicho, lo sería en grado extremo, con paciencia, astucia y esperando una oportunidad que tarde o temprano se presentaría o el que suscribe haría que se presentara.

Puedo ser muy cabrón si me pongo a ello, mucho.

En cualquier caso, entienda usted que de lo que hablamos es de venganza, no de justicia.

Y como digo siempre, no es una diferencia de matiz.

Saludos,
Rocket

Anónimo dijo...

Mire usted por dónde le encuentro... y ya sabes que no puedes preguntar cómo lo he sabido.

Y además me he leído casi todas las entradas y a partir de ahora estás fichado, no me voy a perder una.

Un alegrón "verte" y ver que sigues siendo el mismo romántico/caballero. Sigues estando hecho de una pieza "cabronazo", ni con 40 cambias... acabarás mal.

Un fuerte abrazo.

Eco Romeo Charlie... fuera.

Rocket dijo...

Maldito Anónimo,

¡Cojones!, ¡manda huevos que el otro día estuve pensando en usted!

Si, últimamente soy muy popular en según qué ámbitos, demasiado me travería a decir... por eso puse statcounter (aviso a navegantes) para saber, en la medida de lo posible quién, cómo y cuándo. Y la respuesta no es muy tranquilizadora,
"auditoría" en toda regla.

No eres el único que se ha "empollado" todas las entradas, pero como ves, ni en una me pillan. Intachable (más aviso a navegantes).

Y no, no te voy a preguntar porque imagino la respuesta, no sé nada y nada prefiero saber, hace mucho tiempo y así debe ser, hay cosas que cuando no salen, no salen.

Llámame, cabrón, y nos agarramos una cogorza monumental recordando viejas andanzas... o no tan viejas.

Un abrazo.

India Foxtrot Papa... fuera.

Rocket dijo...

Estimado maldito anónimo,

Olvidé hacerte una pregunta pertinente, ¿qué harías tú si fuera (no lo quiera el destino) una de tus hijas la "protagonista" de la triste historia motivo de la entrada?

Mójate, y más sabiendo que nos miran... no me seas mariconazo.

Abrazote (un poco borrachuzo),
Rocket

Anónimo dijo...

Matarlos, a todos. Y tú me ayudarías.

Rocket dijo...

Maldito Anónimo,

¡¡Pero mira que eres bruto!!

Anónimo dijo...

Absolutamente: estos sujetos son completamente prescindibles. ¿Alguien notaría su falta? ¿Alguien les echaría en falta? ¿Y qué más daría, si fuese así?
Puta gentuza.

Berlusconi, ven pa' España.
(O Sarkozy; lo mismo me da).

Rocket dijo...

Estimado Anónimo,

¿¿¿¿¿Berlusconi?????

¡¡¡¡AMOS NO ME JODA!!!!!

Saludos,
Rocket

Cachalote dijo...

En estos casos el cuerpo pide sangre, no nos engañemos, pero..., desear un Berlusconi..., la gente está muy quemada...mucho, eso no puede ser bueno.

Anónimo dijo...

Jajajajajaja!!!
Señores, por Dios, que me refiero estrictamente a su política de expulsión de los rumanos de Italia. Igual que el gabacho con los mismos y los negros.
Antaño solía hacer gala yo mismo de mi gran talante y tolerancia. Pero desde hace un tiempo ya me pregunto qué coño hacen de bueno los del Este por España. Sigo esperando que alguien me dé una respuesta. Y coherente, por favor. Y sin bromear con las 'trabajadoras sociales' que, voluntariamente o no, hacen las delicias de los más necesitados.

Anónimo dijo...

Ah, y bueno, voy a proceder a matizar (me veo venir ya el comentario de que hay españoles que están en el ajo y que no sólo los rumanos se dedican a estos delitos).

Pues claaaaaaro. Pero si ya tenemos indeseables nacionales, ¿para qué coño queremos importarlos?.

FUERA CON TODOS ELLOS. YA.

Rocket dijo...

Estimado Anónimo,

Me he tomado la libertad de eliminar uno de los dos comentarios idénticos que había dejado usted.

Yo no tengo problema con los que vienen a trabajar, evidentemente soy mucho menos tolerante con los que vienen a delinquir y abierta y violentamente intolerante con los que vienen a prostituir niñas de 14 años.

Sobre el controvertido problema de las poolíticas de inmigración... no soy un experto, pero entiendo que las que hace usted referencia no son tales, sino medidas puntuales y concretas sobre colectivos concretos en momentos concretos.

Le recuerdo que las órdenes colectivas de expulsión de Italia y Francia no son contra rumanos sino contra gitanos rumanos, un grupo la mar de simpático que ya no pueden permanecer a duras penas ni en su propio país...

SAludos,
ROcket